Vuelta a la rutina posvacacional

Después de un largo periodo de descanso, de horarios flexibles, comidas improvisadas, sin horarios marcados,… ¿Cómo afrontar la vuelta a la rutina?

POSITIVIDAD

Lo primero es afrontar una mentalidad positiva para de esta forma poder sobrellevar mejor la vuelta al trabajo, estudios, familia…

MARCAR HORARIOS

La vuelta a la rutina tiene que ser progresiva, para que de esta manera nuestro cuerpo se acostumbre a pequeñas dosis y no sea muy estresante retomar todo al mismo tiempo. Por eso, es recomendable que unos días antes de la vuelta al trabajo, empecemos a poner horarios que marquen a nuestro cuerpo la llegada de los hábitos a los que estamos acostumbrados durante el año.

EJERCICIO FÍSICO

Volver a retomar (o incorporar) hábitos cotidianos como ir al gimnasio o salir a caminar, es esencial para nuestra mente. El ejercicio físico nos ayuda a despejar la mente, además de ejercitar la musculatura. Cuando realizamos ejercicio físico nuestro cuerpo secreta hormonas que producen en el cerebro un estado de bienestar y relajación.

ALIMENTACIÓN

Uno de los aspectos más importantes es retomar la alimentación cotidiana. El verano, aunque intentemos evitarlo, nos pasa factura a todos, y es difícil evitar el consumo de alcohol en alguna ocasión, las comidas improvisadas y a deshoras, las tapas al aire libre, los helados en la playa, y así podríamos seguir llenando la página de excesos.

Vamos a marcar unas pautas básicas para que inicies una alimentación equilibrada, de una forma genérica.

  1. Marcar horarios de todas las comidas diarias. Según el horario que cada uno tenga, es importante organizarse la alimentación y marcar las horas. No sobrepasar muchas horas entre comidas es fundamental para que nuestro cuerpo reciba todos los nutrientes para cubrir nuestras necesidades diarias y ayudar a mantener un peso corporal saludable.
  2. Elegir los alimentos apropiados para cada ingesta del día. Cómo repartimos hidratos de carbono, proteínas y grasas durante el día es importante. No basta con asegurarnos que cumplimos con la cantidad de energía durante el día, si no, como repartimos los principios inmediatos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) para que nuestro cuerpo pueda metabolizarlos de la manera más eficientemente posible.
  3. Hidratarse durante todo el día. Llevar a mano una botella de agua nos ayudará a beber toda el agua que necesitamos para estar bien hidratados y de esta manera ayudar al cuerpo a realizar todas las funciones vitales. Además, es una forma de incrementar la diuresis y eliminar líquido retenido.

Si necesitáis un asesoramiento más personalizado, podéis contactar con nuestros asesores nutricionales para conseguir una pauta más específica, enfocada a vuestro objetivo.

 

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Navigate