INTOLERANCIA A LA FRUCTOSA. ¿QUÉS ES?

Hoy nos toca hablar sobre la intolerancia a la fructosa, sus consecuencias y qué debemos comer para evitar los síntomas (a estas alturas ya deberíamos saber que la fructosa es un azúcar simple que se encuentra principalmente en la fruta).

Intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF) VS malabsorción a la fructosa

La IHF o fructosemia es una patología congénita, el problema reside en que las personas que la padecen, carecen de la enzima que metaboliza la fructosa, la  fructosa-1-fosfato-aldolasa (aldolasa B).

Al no degradarse bien se genera un producto intermedio que es perjudicial para nuestro organismo. Produciendo una serie de sintomatología como son las nauseas, vómitos, deshidratación, disfunción hepática, hipoglucemia e ictericia. Es una situación totalmente irreversible y más problemática que la malabsorción de la fructosa.

La malabsorción de la fructosa es mucho más común que la IHF afectando a un 30% de la población, es este caso las células no pueden absorber bien la fructosa.

Puede ser de carácter primario, cuando los eritrocitos del intestino no tienen suficientes transportadores de fructosa (GLUT5)  o están inactivos (situación irreversible), o de carácter secundario cuando las microvellosidades del intestino están dañadas a causa de otras enfermedades como la celiaquía, enfermedad de Crhon, infecciones etc. (situación reversible cuando se recuperan las microvellosidades)

Esto genera síntomas gastrointestinales como diarreas, dolor abdominal, náuseas o gases. Y tanto una situación como la otra pueden tener grados de tolerancia (es decir, una persona según su tolerancia, podrá absorber más o menos cantidad de fructosa sin padecer sintomatología).

Dieta a seguir en la intolerancia hereditaria a la fructosa y la malabsorción a la fructosa

Si padecemos IHF nuestra dieta ha de ser muy estricta con la fructosa, no existen grados de tolerancia, está no se metaboliza nunca. No debemos de superar nunca los 1-2g de fructosa diarios ya sea en forma de fructosa, sacarosa o sorbitol (estos dos últimos se degradan en fructosa).

Por lo tanto debemos evitar a toda costa los alimentos que tengan fructosa tales como las frutas, los cereales procesados y algunas verduras.

Por su parte la sacarosa se encuentra en el azúcar, ya sea blanco o moreno y por tanto, se encuentra en múltiples productos dulces como las galletas, los postres, los cereales de desayuno para niños o los bizcochos y en múltiples productos enmascarados como el tomate frito o las patatas de bolsa.

Tabla de alimentos permitidos y desaconsejadosEn esta tabla queda reflejado los alimentos que están permitidos y aquellos que debemos hacer un esfuerzo por no consumir. Aunque está tabla sería aplicable al 100% en personas con IHF o intolerancia a la fructosa muy severa (inactividad total de GLUT 5).

Si padecemos mala absorción a la fructosa, lo más frecuente es que podamos tolerar pequeñas cantidades de fructosa, por eso, podríamos incorporar alimentos con un índice de fructosa bajo o moderado sin afectar a nuestra a la salud, siempre dependiendo del grado de tolerancia.

Hasta aquí a llegado nuestro post de la semana, esperamos que tengáis más claro el concepto de intolerancia a la fructosa y los diferentes matices que puede tener. ¡Qué paséis una buena semana Impulsers!

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Navigate