IG DE LOS CARBOHIDRATOS

¡Buenas Impulsers! Hoy os hablaremos sobre el índice glucémico del nutriente que causa más temor entre la gente tanto del deporte como para la bajada de peso: el carbohidrato.

Los carbohidratos forman parte de los tres nutrientes esenciales para el ser humano junto con los lípidos y las proteínas. De hecho, es la principal fuente de energía de nuestro organismo.

Se pueden dividir en dos grupos

Simples: También conocidos como azúcares simples ya que poseen una estructura química más sencilla. Al contener uno o dos azúcares, el organismo los digiere o procesa enseguida, pasan a la sangre muy rápido y son una fuente de energía inmediata para nuestro cuerpo

Complejos: Presentan la unión de tres azúcares o más que actúan conjuntamente de forma química por lo que el cuerpo tarda más en digerirlos. Contienen altas cantidades de fibra, la soluble atrae el agua durante la digestión

¿Qué es el IG?

Un factor importante que divide estos dos grupos es el Índice Glucémico (IG), el IG hace referencia a la velocidad con la que un carbohidrato es capaz de dar energía. Solo los carbohidratos generan un índice glucémico.

Este suceso va condicionado por la hormona de la insulina, y de manera general los CH simples generan una respuesta de insulina de manera rápida y en altas concentraciones, es decir, se absorben rápido y si no se utiliza dicha energía, pueden convertirse en grasa (cómo por ejemplo la glucosa).

Tenemos excepciones como la fructosa y la lactosa que, pese a ser CH simples tienen un IG bajo, es decir, no provocan una respuesta tan rápida a la glucosa que sus otros congéneres simples.

Los CH complejos, generan una respuesta a la insulina más moderada y paulatina por lo que se absorben de manera más lenta (como, por ejemplo, los cereales integrales) y al contener fibra está provoca un impacto menor en la insulina.

Hoy en día, tomamos productos muy refinados y aunque originalmente se traten de almidones (CH complejos), los procesos a los que se someten para su elaboración (fermentación, horneado, cocinado) hace que se modifique su estructura química original y, por lo tanto, la velocidad de asimilación. Un ejemplo claro es el pan blanco que viene de un almidón, pero tiene un IG alto por su producción.

Los CH son esenciales para dar combustión a nuestro cuerpo, eso sí, siempre aportando CH complejos de IG bajo en mayor medida (arroz integral, trigo sarraceno etc) y complementado con CH simples no refinados (como la fruta) para hacer que nuestra dieta sea equilibrada y sana.

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Navigate