Cómo combatir la astenia primaveral

Seguro que habéis escuchado hablar de la astenia primaveral, el término hace referencia al cansancio y la poca energía que algunas personas experimentan cuando llega la primavera.

¿Y porqué se produce dicho cansancio?

Debemos tener en cuenta que nuestro cuerpo se tiene que adaptar a la nueva estación, los principales factores asociados son:

El cambio de temperatura: durante esta época, la temperatura fluctúa entre cambios bruscos y a nuestro organismo le cuesta adaptarse, además también influye en las horas de sueño, nos cuesta más dormir. La humedad también es un factor a tener en cuenta ya que está estrechamente relacionada con las betaendorfinas que a su vez influyen en el estado de ánimo.

El cambio horario: En marzo es cuando se produce el cambio de hora, que supone dormir una hora menos, desplazar la hora de las comidas, del trabajo y otras actividades.

-Aumento de luz solar: debido a la fechas se produce un aumento en el número de horas que afecta a nuestro cuerpo como en los biorritmos. Nuestro metabolismo se guía por las horas solares, entonces al haber un incremento nuestro cuerpo se tiene que adaptar.

Quienes más notan el cambio de hora son los niños y los ancianos. Pero en todo caso, la fatiga que conlleva y el malestar anímico asociado sería un trastorno temporal que no duraría un máximo de dos semanas. Hay personas que se adaptan más rápidamente que otras.

¿Cómo combatir la astenia primaveral mediante la dieta?

La dieta es uno de los puntos claves a tener en cuenta, ya que nos puede ayudar sentirnos menos fatigados durante esta época.

  • Reforzar el Sistema Inmunitario: para aumentar el sistema inmunitario nos podemos ayudar del aporte extra de maca o extracto de equinácea. Si aumentamos el consumo de vitamina y minerales, directamente reforzaremos nuestro sistema immunitario.
  • Vitaminas antioxidantes y minerales: la dieta tiene que estar enriquecida en vitaminas y minerales, hay que incrementar la ingesta de frutas, hortalizas y verduras diversas. Podemos aportar vitaminas y minerales con: jugos de hortalizas o de frutas, frutos secos, sandwich vegetales, macedonia de frutas etc.
  • Con especial énfasis a la vitamina C, ya que se ha comprobado que consumir cantidades suficientes de esta vitamina esencial disminuye la sensación de cansancio y fatiga. Los alimentos más ricos son los pimientos o el tomate, y frutas como los cítricos o en especial el kiwi.
  • Líquidos: mantener el cuerpo bien hidratado es fundamental para contribuir al buen desarrollo de las distintas funciones orgánicas. Aparte de zumos vegetales es fundamental el aporte de agua más que nunca, tés Roiboos sin cafeína, caldos, agua carbonatada sin azúcar etc.
  • Ejercicio físico y vitamina D: realizar ejercicio físico nos ayudará a liberar endorfinas causantes del bienestar y si lo realizamos al aire libre, aumentaremos la síntesis de vitamina D gracias al sol, esencial para nuestro organismo (necesitamos entre 20m al sol para sintetizar vitamina D).

Comentarios

Comentarios

Comments are closed.

Navigate